Bowers 800 Series: Historia de una leyenda Comentar

Si tenemos que elegir una propuesta de altavoces por su capacidad icónica, su bagaje y su posición referente en el mundo de la alta fidelidad, sin duda hemos de apuntar hacia la serie 800 de Bowers & Wilkins. Considerada durante más de 50 años la cúspide de la perfección en audio, a muchos aficionados es el primer altavoz de referencia que nos viene a la memoria como el primer amor que nos dejó boquiabiertos por su presencia y sonido.

La historia de los señores Bowers & Wilkins

La historia de Bowers & Wilkins comienza con un hombre, John Bowers que tras estallar la segunda guerra mundial a sus 17 años se alistó en en el Royal Corps of Signals donde sirvió como ejecutivo de operaciones especiales contactando por radio clandestina con las operaciones de la resistencia aliada en la Europa ocupada.

La unidad donde servía Bowers tenía su base en el Bletchley Park, que en algún periodo de tiempo quedó ubicada tras las líneas enemigas, y fué durante esta estancia en las fuerzas armadas cuando conoció a Roy Wilkins, quien más adelante se convertiría en su socio en los negocios y dio su nombre a la otra mitad de Bowers & Wilkins.

John Bowers & Roy Wilkins - Sussex Local

Al finalizar la contienda, John Bowers se dispuso a estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones en Brighton, sin dejar de perder el contacto con su compañero Roy Wilkins, con quien en 1945 se aventuró a abrir una tienda especializada en radios y televisores bajo el nombre Bowers & Wilkins en su pueblo natal de Worthing. El negocio iba viento en popa, y esta exitosa asociación permitió establecer más puntos de venta en la zona durante los siguientes 20 años, pero Bowers además de ser un melómano declarado amante de la música clásica era una mente inquieta que tenía la sensación de que ninguno de los sistemas que podía comprar era capaz de reproducir fielmente ni la experiencia de un concierto en directo o la escucha de un único instrumento musical como podía ser un piano.

El inquieto John Bowers se puso manos a la obra, empezando por modificar cajas acústicas ya existentes en el mercado a modo de experimento en el garaje trasero de la tienda principal. A partir de ahí se vió más que capaz de diseñar sus propias propuestas y venderlas a un selecto grupo de entusiastas clientes locales.

History | Bowers & Wilkins

La demanda no paró de crecer, y una clienta satisfecha conocida como Mrs. Knight, legó 10.000 libras esterlinas en su testamento a Bowers dándole a John la capacidad de centrarse únicamente en el diseño de altavoces y fundar en 1966 la compañía B&W Electronics única y exclusivamente para diseñar y construir cajas acústicas. Para llevar a buen puerto a esta nueva y ambiciosa empresa se asoció con su gran amigo Peter Hayward, otro apasionado de la música y afortunado propietario en su casa de unas asombrosas instalaciones para grabación y una sala de cine con un proyector de 35 mm, algo nada común por aquellos años, y que fue de gran ayuda para establecer contacto con los estudios de grabación más destacados.

La filosofía de la compañía se fundamentaba en la innegociable máxima a la que denominaban “true sound”: una caja acústica de Alta Fidelidad debía ser para el oído lo que un cristal perfecto es para el ojo, permitiendo el paso nítido de una imagen sensorial, incorrupta y fiel hasta en el último y más sutil detalle al original.

History | Bowers & Wilkins

La gran aventura

A principios de los 70 John Bowers se dio cuenta de que era muy posible que personas con capacidad para invertir grandes sumas de dinero en componentes de audio de muy alto nivel quisieran hacerse con unas cajas acústicas que en cierto modo tuviesen un aspecto tan bueno como su sonido, y tras el lanzamiento de las DM70 con recinto curvo logró incorporar en 1974 a uno de los mejores diseñadores industriales del planeta, Sir Kenneth Grange, de la mundialmente famosa agencia de diseño Pentagram. Con él puso en marcha el desarrollo de las rompedoras DM6, conocidas como “pinguino embarazado” que significaron un abismal paso adelante tanto en presencia estética como en prestaciones sonoras y el primer gran ejemplo del espíritu pionero de John Bowers a la hora de rebasar los límites tecnológicos de la época mediante la exploración y mejora de nuevos materiales como el Kevlar, que pasó a ser el sello de identidad de la marca durante 40 años,

La compañía crece: de la trastienda de Bowers & Wilkins en el centro de Worthing se pasó instalaciones profesionales en Lancing en 1972 para regresar de nuevo a Worthing en un emplazamiento más grande como consecuencia del incremento de la demanda de infraestructuras de fabricación. y con un equipo cada vez más amplio en personal y recursos incorporando cámaras anecoicas y equipos de medición.

Y este fué punto de partida para que en 1979 se pusiera en marcha el considerado el mayor logro de Bowers en vida, la 801, que rápidamente se convirtió en el monitor utilizado en los mayores estudios de grabación del mundo, entre ellos los de Abbey Road, Decca y Deutsche Grammophon y el inicio de la aventura de una serie legendaria que a día de hoy sigue siendo la primera opción a la hora de equipar tanto estudios como los hogares de los audiófilos más exigentes como el primer altavoz considerado de referencia.

La evolución

Tras el éxito de la 801, la inquietud de Bowers no se detuvo en la primera versión: decidió reinvertir los beneficios para mejorar en investigación y desarrollo y presentar la mejorada y más compacta 802, Las ventas continuaron creciendo, confirmando el conocido “mantra” de John Bowers “Si construyes un producto mejor, la gente lo comprará.” Peter Fryer, que fué contratado por el propio Bowers recuerda que “Diseñó la misma cosa una y otra vez hasta que era perfecta. ¡Jamás supo cuándo parar! Tenía razón cuando decía que si construyes productos mejores la gente llamará a tu puerta.”

Info on B&W 802 Series 1 | Audioholics Home Theater Forums

Para llevar a cabo esta idea vital e inspirándose en el departamento I+D de la BBC, Bowers creó la fundación Steyning Research Establishment con el objeto de innovar de verdad en diseño y continuar mejorando las prestaciones de un número creciente de productos: La investigación y desarrollo debía estar separada de los más rígidos confines de los departamentos de ventas y producción. Este ambicioso concepto cristalizó en la Matrix 801, con una estructura de refuerzos internos que mejora el rendimiento de los altavoces reduciendo la vibración del recinto. 

La llamaremos Nautilus

John Bowers trabajó incansablemente para su empresa hasta su prematura muerte por cáncer en 1987, forzando de manera constante a su equipo a superar los límites de sus conocimientos y desarrollar cajas acústicas con unas prestaciones cada vez mejores. La compañía pasó entonces a manos de Robert Trunz, que había dirigido el departamento de marketing de Bowers & Wilkins desde 1981 y que además era un melómano empedernido.

La segunda mitad de la década de los 80 fue un momento relativamente difícil para Bowers & Wilkins y la industria de la Alta Fidelidad en general. Los nuevos formatos de audio digital generaron incertidumbre entre no pocos clientes potenciales tras manifestarse una guerra de estándares mientras que las marcas Japonesas de Alta Fidelidad empezaron a tomar la iniciativa comercial, llegando a ser capaces de desarrollar cajas de considerable calidad.

Bowers and Wilkins Nautilus 3D Model $20 - .obj .3ds .max - Free3D

Antes de fallecer, John Bowers dio a sus ingenieros el encargo de crear la mejor caja acústica del mundo, sin reparar en términos de precio. El resultado de este proyecto tras cinco años de intenso trabajo fue el lanzamiento en 1993 de la Nautilus, una caja acústica que más de 20 años después de su comercialización todavía se sigue fabricando. El sonido y la presencia de la Nautilus no tiene nada que ver con el de cualquier otra caja acústica, donde se integran el súmmum en tecnología, diseño y proceso de elaboración, pudiendo personalizar el color del acabado.

Gracias al éxito de la Nautilus, Joe Atkins, importador de la marca para América del Norte creció en tamaño hasta el punto de ser tan grande como la propia Bowers & Wilkins. Como resultado de ello, Joe Atkins y Robert Trunz se asociaron en 1994 y finalmente Robert vendió sus acciones a Joe en 1998 llevándose consigo el sello discográfico de la marca.

La idea de Nautilus se une a la serie 800

Si John Bowers condensa la pasión juvenil del músico aficionado y el ingeniero, Joe Atkins era el hombre perfecto para llevar a la mayoría de edad la compañía fundada por Bowers. Esa misma inquietud llevó a una en 1998 a nueva evolución de la emblemática serie 800 introduciendo por vez primera la tecnología Nautilus en el mercado de gran consumo.

B&W Nautilus 800 Floor Standing(id:7003211) Product details - View B&W Nautilus  800 Floor Standing from Raja Suara - EC21

Diamantes para la eternidad

Con motivo del 40 aniversario de la marca, Bowers & Wilkins presentó la signature diamond, introduciendo nuevamente un concepto revolucionario de tweeters con cúpula de diamante. Ciertamente no era una opción precisamente barata, pero el equipo de ingeniería insistía con vehemencia en que esta tecnología era lo más cerca que uno podría aproximarse al material teóricamente perfecto al incrementar la eficiencia y mejorar la gama dinámica en la reproducción de las frecuencias altas. Y estaba en lo cierto, ya que en 2010 se incorporó a la serie 800 (pasando a denominarse 800 Diamond) donde se mantiene a día de hoy como el no va más en prestaciones High End. Además, por si esto no fuera poco el segmento de graves se reforzó evitando al tiempo la distorsión armónica de las frecuencias más bajas, y aún manteniendo el ya tradicional diseño estético de la serie 800, el acabado en punta al más puro estilo nautilus del tweeter desacoplado combinado con unas formas todavía más redondas y harmoniosas hicieron de esta versión una de las series de cajas acústicas más bellas jamás creadas.

Bowers & Wilkins 800 Diamond Series review | Home Cinema Choice

La evolución continúa con Continuum

La versión más actual de esta icónica serie se lanzó en 2015 bajo la denominación D3. Incorporando hasta 868 cambios respecto a su antecesora como culminación del proyecto de investigación y desarrollo más ambicioso que jamás haya llevado a cabo Bowers & Wilkins. Esta última y hasta la fecha definitiva versión es ciertamente atrevida, ya que tras ocho años de desarrollo dieron con un cono de altavoces de medio superior capaz de reemplazar al hasta ese momento insuperable Kevlar. Construido en material compuesto, el cono Continuum evita las transiciones abruptas en el comportamiento que pueden perjudicar las prestaciones de un transductor convencional. El resultado es un sonido más abierto y neutro. Este valiente paso combinado con el nuevo transductor de graves Aerofoil así como otros avances y ajustes de gran calado han logrado llevar los límites de la serie más legendaria del mundo de la alta fidelidad más lejos que nunca, estableciendo un nuevo estándar de excelencia en prestaciones para cajas acústicas.

Audio Solutions Bowers & Wilkins 800 Diamond D3 Floorstanding Speakers

Una aventura titánica

Fabricar una gama gama de cajas acústicas del calibre de la serie 800 no debe ser una tarea fácil, ni en absoluto barata. A lo largo de estos 40 años de búsqueda de la cúspide en reproducción sonora se han invertido millones de libras esterlinas en el centro de producción de Worthing con el fin de asegurar que la Serie 800 no sólo sea la más musical de las familias de cajas acústicas jamás fabricadas por Bowers & Wilkins sino también la más bella y la mejor construida.

Las 800D3 de Bowers & Wilkins se instalan nuevamente en Abbey Road

Deja una respuesta

Envíos gratis desde 150€
99% Valoraciones positivas
365 días a tu servicio
Pago seguro
Mejores precios garantizados

Utilizamos cookies únicamente con fines de análisis. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies